no ser buen community manager

9 claves para no ser un buen community manager

Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Buffer this page

Ser un buen gestor de comunidades online requiere de mucho trabajo, diario. La constancia te da experiencia, y el aprendizaje te sirve para mejorar en el futuro y evitar errores del pasado. Sabemos qué hacer para ser un buen community manager. Pero, ¿qué no debemos hacer?

Cómo no ser un buen community manager

Ignoras la marca

Especialmente si cobras por defender online los intereses de una marca, lo primero que debes conocer es qué ha hecho la marca hasta la fecha en que tú te haces con las riendas, ver si estaba en el mejor camino, y adecuar los futuros pasos a la consecución de los objetivos. Si no conoces a fondo la marca, no podrás sacarle ‘todo el jugo’ que necesita.

No escuchas

En Social Media no se trata de hablar, que también, pero menos. Lo importante es escuchar, y mucho. Hacer ‘barridos sistemáticos’ de cómo está el entorno de la marca es esencial. Cualquier cambio en una de sus características podría afectar al devenir de la misma. Si no estás atento, te cogerá desprevenido.

No dialogas

Aunque te parezca que no, y excluyendo las marcas propias de cada uno (personales), quién mejor conoce la marca es quién la ha fundado, creado, peleado años atrás para hacerla visible. Da igual que sea un restaurante, un comercio mayorista, una institución cultural, etc. Ellos conocen la marca mejor que tú. Como gestores de su reputación online, debemos dialogar mucho con sus representantes, establecer estrategias comunes en base a la experiencia en primera persona. Después, como profesional, deberás tratar de reflejarlo en tu estrategia online.

Te repites

Hacer lo que hace la mayoría en Social Media, simplemente porque funciona sin más, no es bueno. Si no te sirve para cumplir los objetivos de la marca que representas, no sirve de nada. Se creativo. Se que es duro, que resta horas de sueño, que hay que comparar, buscar. Pero redundar en lo que otros han dicho no aporta nada a la comunidad, y menos a la de tu marca.

No humanizas la marca

Mostrar el día a día de una marca es una buena estrategia. Dar a conocer lo que habitualmente el público desconoce. Otros miembros de la organización en sus ratos de ocio, cosas que han salido mal pero que sirven de aprendizaje, reformas del lugar de trabajo, etc. Las marcas representan ideas, detrás de las cuales existen personas de carne y hueso. Pues eso.

No tienes un Plan

Básico. Pero un paso que muchas veces se toma a la ligera. Incluye los objetivos de la marca, su público objetivo, el análisis DAFO, en qué RRSS estar presente, cómo vamos a estar presentes, qué estrategia vamos a seguir en el global y en cada una de ellas, métricas, herramientas de medición de impactos, plan de crisis, y revisión. Una guía a la que recurrir cuando no se tenga claro qué hacer en un momento dado.

No tienes un calendario

El trabajo Social Media requiere de sistematización, de rutinas básicas que permitan ahorrar tiempo en tareas regulares. Define un calendario editorial para tus RRSS y blog corporativo. Evitarás repetir contenidos, y sabrás lo que tienes que hacer en cada momento. No basta con un calendario general: busca el calendario perfecto para tu marca. Y adecuarlo a situaciones puntuales (eventos, promociones, campañas publicitarias) y a las situaciones cambiantes con el paso del tiempo. Siempre flexible, por supuesto :)

No segmentas

Es decir, para el público de tu marca. ¿Te has preguntado si cuando lanzas una publicación, sea cual sea el medio social, tiene el eco que esperabas? Utiliza las analíticas que las propias RRSS ofrecen (Facebook Insights, Twitter Analytics, etc). También las herramientas externas como Hootsuite, Social Bro, Bit.ly y una larga lista. Coteja los datos, y busca cuál es el mejor momento para publicar. Las analíticas para el sitio web, vía Google Analytics o similares, como Piwik, van geniales.

No sorprendes

Al menos, de vez en cuando. No crees descripciones asépticas, insulsas, aburridas. Dale un ‘toque personal’ de marca, un guiño. Lo mismo para las publicaciones. La línea de comunicación es la definida en el Plan pero, de vez en cuando, sorprender con algo que el público no espera va genial. Ya sabéis: la excepción siempre confirma la regla.

 

Son 9, pero seguro que me dejo varias. ¿Me las recuerdas? 😉

Gracias por llegar hasta aquí. Este contenido es Creative Commons. Compártelo, edítalo, deconstrúyelo, pero cita la autoría. Soy Fernando Cebolla, contador de historias Social Media y Marketing Online. Gracias :)

Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Buffer this page
Share:

Deja un comentario